¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Cerrar

Creatividad en la vida cotidiana

Creatividad en la vida cotidiana
20/06/2020
admin

"Nada es más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una". Émilie Chartier, filósofo.

"Si tu única herramienta es un martillo es fácil ver todos los problemas como si fueran clavos". Abraham Maslow, psicólogo.

En Gestalt no entendemos la creatividad como sinónimo de creación artística, sino como algo que forma parte del ser humano y de la naturaleza. Todos nacemos con la capacidad de pensar en las cosas de modo original y actuar de forma única y singular pero a medida que crecemos y después de escuchar infinidad de veces "te has equivocado", "has fracasado", "no hagas el tonto", "se práctico", "sigue las reglas", aprisionamos nuestro potencial creativo. Más adelante, ante cualquier oportunidad que se nos muestra para hacer algo diferente y cambiar, nos excusamos: "no es importante", "no tengo tiempo", "ya se la respuesta", "no soy creativo" .

La creatividad se ve amenazada en las relaciones por las normas sociales y el "qué dirán". En terapia observamos en qué momento una persona se interrumpe y repite una y otra vez los mismos comportamientos con el fin de intentar movilizar lo que está solidificado y recuperar la capacidad creativa. Es la necesidad de controlar la situación y de autocontrol lo que nos dificulta encarar la novedad y nos mantiene en un comportamiento repetitivo y en un sufrimiento crónico. Justamente abogamos por introducir la novedad y el riesgo en una vida plana y desprovista de energía y excitación. No se puede vivir siempre en riesgo porque sería agotador, ni rodeado de seguridad porque sería aburrido. El juego es un ejemplo claro donde vivimos en un equilibrio entre las zonas de seguridad y el riesgo: existen normas que lo regulan, pero nada es previsible.

Las experiencias pasadas interfieren en cómo nos relacionamos en el presente, son un filtro por el que pasa nuestra experiencia y nos impide vivir una situación nueva de forma fresca y creativa, en definitiva, limitan la capacidad de respuesta. Traer a la situación presente lo conocido tiene su parte positiva, que es darnos cierta seguridad y familiaridad en la relación, pero puede limitarnos porque nos impide contactar con los acontecimientos tal y como son, aquí y ahora.

Permítete buscar, mirar y probar cosas nuevas; sé flexible y abierto/a. Si quieres encontrar algo nuevo, arriesga y busca en lugares diferentes al camino ya trillado, alguna vez déjate llevar por la intuición, por tu emoción, por actitud abierta y receptiva. Sal del marco,, cambia de enfoque, permítete explorar escenarios diferentes (cambia horarios, practica una actividad o deporte nuevo, escucha programas diferentes).

La mayor parte de los descubrimientos se producen cuando se rompen las reglas. ¿Has pensado que pasaría sí...?

Comentarios noticia

Nadie ha publicado todavía ningún comentario. Sé el primero en publicarlo.

Deja tu comentario